23 enero 2006

Cinco costumbres inconfesables

1. Me encantan los chistes de farándula, nacional e internacional, cuando estoy solo y hay cable frecuento el Entertainment Television, a veces veo Sweet leo siempre que puedo Tv y Novelas y Caras. Con autoridad puedo decir que el lavadero y la peluquería no son tan buenos… Me intriga saber de la múltiple vida “amorosa” de las estrellas, de las niñas ricas que no saben qué hacer con su honra y con su plata (puede leerse: Paris Hilton), de los niños protagonistas que crecieron y se perdieron o van perdiendo (Macaulay Culkin, Mary-Kate y Ashley Olsen), de los deportistas viciosos y degenerados (Pelé, Robinho), de las exintegrantes de las Spice Girls, de cambios de look (JESSICA ALBA) etc. Lo que si odio es la payasada de las realezas europeas.

2. A veces hago tablas en Excel en las que las filas son etiquetadas con nombres de mujeres y las columnas por sus rasgos, y las celdas están llenas de números que vienen siendo las “descripciones cuantitativas”. Los rasgos evaluados son diversos tipos: físicos, intelectuales, de carácter y de confiabilidad, entre otros. El propósito de esto siempre ha sido tratar de calcular quién es la mejor mujer para mí, según algunos algoritmos preestablecidos, en los cuales juego con la proporción de los rasgos deseables (en algunos se favorece más la belleza, en otros la calidad personal de la compañía, etc….). Debo aclarar que esto lo hago sólo cuando estoy analizando prospectos, por si preguntan. Suena muy frío, pero es muy interesante para descubrir “sentimientos ocultos”.

3. Creo que cocino bien, pero muchos de mis allegados le temen a mi “cocina experimental” por las recetas impensables que a veces invento, por ejemplo, pastas con salsa de fresas, pony malta revuelta con lechera (delicioso), fríjoles con lentejas, arroz al limón, zanahorias fritas, jugo de guanábana con Nesquik.

4. Estando en Foros, Juegos y Chats de Internet me hago pasar a veces por mujer porque es muy divertido ver cómo somos de buitres y ridículos los hombres. Me sorprende que muchos estúpidos ni siquiera me han saludado y ya me están pidiendo el MSN. ¡Y es muy fácil entusiasmarlos! Por ejemplo, me hago “la que está un poco desorientada” y los muy cochinos ya están encima tratando de marcar territorio.

5. Cuando voy en el transporte público en rutas que poco o nada frecuento, si estoy sentado al lado de la ventana, me da por saludar a cualquier señorita que esté por ahí en la calle. Siempre en esta costumbre soy muy respetuoso con mis gestos, soy muy cordial y amable, aunque -eso sí- coqueto. No pretendo realizar ninguna conquista así, tan sólo me divierto mucho viendo cómo se achantan las niñas, cómo se hacen las dignas y, sin embargo, cómo se acomodan el cabello y los vestidos para verse más deseables. ¡Algunas incluso me corresponden con un gesto! (y ahí quedo achantado yo).

Le paso la bola a:

Juanpa
Jhonny
Shaikai
srguillot
Mauricio

5 comentarios:

jp dijo...

Oiga, ¿cómo así que le pasa la bola a cinco personas a la vez? ¿Acaso tiene cinco bolas? Eso no se puede. Escoja una.

J. Rotten dijo...

¡¡¡Ja ja ja... esos cambios de look!!!

No no no don Juan Pablo... se supone que se escriben 5 costumbres, y se obliga a 5 personas a hacer lo mismo.

aranta dijo...

lo de la tabla de excel me suena mucho a hattrick.
ya me imagino:

pepita perez
TSI: 10
forma: bueno
una señorita amable, deshonesta e infame.
tiene experiencia desastrosa y habilidades de líder insuficiente
condición:débil
portería:desastroso
jugadas:aceptable
pases: aceptable
lateral:horrible
defensa:insuficiente
anotación:insuficiente
balón parado: débil

J. Rotten dijo...

ja ja ja....

parte delantera: insuficiente
parte trasera: bueno (léase "aguanta")
cara: brillante

David A. Rey. dijo...

La costumbre 1 es vergonzosa, la 3 es completamente perversa y la 4 dudo que sea cierto que Sergio la tenga. Pero bueno, supongo que conocieran algunas de las cosas que hago cuando estoy solo, hata Sergio se sonrojaría.